Al parecer Dios, ya no quiere comprender…

“Al parecer, Dios ya no quiere comprender lo que es la pena y el estrés”

Esta, es una de las frases que componen la letra del  tema “La flauta de Hamelin” del duo Ayax y Prok. Es uno de los grupos de Rap español más seguido por nuestros jóvenes. Sus seguidores no se cuentan por sus colores, estatus social, lugar de origen y demás etiquetas, el vínculo nace en sus mensajes, en las cosas que dicen y en el como lo dicen. Este estilo, tiene seguidores a miles, y la gran mayoría, pertenecen a la llamada generación  Z.

Es decir, jóvenes nacidos del año 2000 al día de hoy.

Algo está cambiando, y no podemos mirar a otro lado.

El número de jóvenes sin prejuicios ha crecido notablemente. Para la gran mayoría, las cosas importantes de la vida como el medio ambiente, la paz y la igualdad, son protagonistas. Han crecido viviendo de lleno una crisis y han visto la frustración reflejada en la cara de sus padres.

Y no me refiero solo a aquellos que no tienen para comer, sino a todos. Con dinero o no, muchos creían en el buen momento, en los indicadores, en las personas cuyo sueldo se paga del heraldo público y que se dedican a que estas cosas no pasen.

Menudos incompetentes. Aquí, y en resto del mundo.

Eso si, la manera de responder, a marcado diferencias entre unos y otros.

El otro día, el flamante, guapetón y sofisticado presidente de Francia, avergonzó ante las cámaras de todo el mundo a un joven que, y ojo porque este es el quid de la cuestión, se atrevió a llamarle por su nombre.

A un joven que vive el terrorismo, la falta de recursos, la corrupción, los escándalos políticos y empresariales, la pobreza, la invasión del plástico en nuestros mares, la renuncia a ayudar a los más necesitados, etc. En su país y en el mundo.

Mundo que acaba de darle una lección. Y digo mundo, porque hay muchos que han aplaudido el gesto de este presidente inmaculado. Dinosaurio donde los haya, le regaló un discurso  a un chaval del 2018, clavado al que su padre le daba a el hace 40 años. Dinosaurio y dinosaurios los aplausos.

Tal vez llevado por el estrés que provoca el terrorismo en su país, por los líos de faldas, por la frustración que supone dejar a 600 personas tiradas en medio del mar y después soportar como tus enemigos te callan la boca con ello.

¿Quien sabe?, pero no hay duda de que el Inmaculado presidente de la república, causó un daño brutal a un chaval, llevado por su propia frustración.

Ya os imaginais que tal lo lleva el chico en el cole, en las redes, en la calle. Ehh,

¿Os lo imagináis?

Si queremos que nuestros jóvenes nos tengan respeto, hagámosles sonreír. Al igual que nosotros, no necesitan mucho para ser felices. Y con un poco de suerte, con sus hijos, ellos no tendrán que hacerlo

En fin , siempre podemos encomendarnos al señor.

¿A Dios?…

…a Dios le llevamos años de ventaja en ayudar a los demás.

Claro que el dijo: ayúdate y te ayudaré.

Tiene tela la frase, ¿Es un ayúdate a ti mismo y ya está, o es un ayúdate a ti mismo ayudando a los demás?

¿Nos habla de esfuerzo? ¿Nos habla de esfuerzo en entendimiento con los demás?

De algún modo todos somos un poco así. A la gran mayoría nos gusta ayudar a los demás, pero siempre y cuando ellos se estén ayudando. Luego, tenemos a los que son capaces de dar más y, por supuesto, a los que ni lo han pensado.

¿La unión hace la fuerza? o, divide y vencerás.

¿Un equipo o un grupo?

Un equipo tiene un líder y a los integrantes les une un objetivo común. Un grupo es lo mismo, pero sin líder.

La historia está llena de grandes hitos gracias a la unión de las personas, al objetivo común. Todos remando en una misma dirección, sumando con su ingenio e individualidad, dinamizando al grupo, convencido de que la victoria del grupo, es la suya misma.

¿Partido político, equipo de futbol, religión?

No se, yo estoy más bien pensando en otras cosas.

Grupos donde todo el mundo aporte valor, donde todos reciban valor, donde el lastre de los estereotipos y prejuicios no tengan cabida, donde se escuche a todos por si acaso, donde se aprende aportando, etc

En cualquier caso, para que un grupo funcione, la actitud de las personas es fundamental;

  • Mente libre
  • Mente abierta
  • Buen corazón
  • Mejor  actitud

Me atrevería a decir, que estas tres cualidades están más presentes en nuestro jóvenes, que en nosotros a su edad.

Si, ya sé que hay valores que se deben mantener, por eso mismo, con el ejemplo, siempre con el ejemplo.

Lo mejor que puede hacer el presidente de Francia, ¡Qué digo!, lo mejor que podemos hacer todos, es jamás señalar a alguien sin habernos señalado antes a nosotros mismos. Es difícil, pero se puede. En mi caso particular aún me queda bastante, son muchas las veces que aun caigo en la soberbia y en la ira, como el señor presidente, pero he hecho progresos y puedo ver claro que llegarán más.

Creo en los grupos formados por buenas personas. Siempre sale algo bueno de ahí.

Creo en la perfección del individuo y en la potencia del grupo.

Y tú, ¿Perteneces a algún grupo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s